FISIOTERAPIA

Fisioterapia

 

Visión general

 

 

La fisioterapia es una especialidad de la medicina física que tiene como objetivo mejorar el manejo del dolor, la fuerza y la movilidad. Es un tratamiento común que beneficia a una serie de condiciones tales como el dolor de espalda, el dolor post-operatorio y el latigazo cervical.

 

El papel de un fisioterapeuta es examinar a cada individuo y orquestar un plan de tratamiento que será seguido por un período, tanto en la clínica como en el hogar. Se le enseñarán ejercicios y técnicas al paciente quien las podrá practicar entre sesiones para fortalecer y movilizar. Se utilizan a menudo en combinación con medicación o tratamientos intervencionistas para el dolor, como inyecciones.

 

La fisioterapia es muy diversa y puede implicar masaje de tejido profundo, acupresión, hidroterapia, estiramientos y el empleo de equipos especializados, como pelotas de ejercicio o bandas.

 

¿Para qué es esto?

 

La fisioterapia se puede utilizar para tratar una amplia gama de condiciones relacionadas con el dolor, tales como:

 

  • Artritis
  • Dolor post cirugía
  • Dolor de cuello
  • Latigazo cervical
  • Dolor de espalda inferior y superior
  • Dolor pélvico
  • Dolor post embarazo
  • Dolor en las articulaciones
  • Dolor de pie
  • Puntos de activación
  • Esguinces
  • Ciática
  • Dolor de ligamento
  • Tendinitis
  • Fibromialgia
  • Espondilosis
  • Enfermedad degenerativa del disco

 

¿Qué implica?

 

Durante su primera visita al fisioterapeuta, se le hará un extenso historial médico. Su fisioterapeuta querrá examinarlo y realizará una serie de tests para determinar la naturaleza de su enfermedad o lesión. Esto puede implicar la repetición de ciertos movimientos o ejercicios con el fin de evaluar su fuerza, coordinación, equilibrio, postura y frecuencia de respiración.

 

Su fisioterapeuta va a querer saber exactamente cómo su condición afecta su vida diaria, por lo que le hará preguntas detalladas acerca de cómo se maneja en el hogar y las técnicas que ya funcionan bien para usted.

 

Después de la evaluación a fondo, el fisioterapeuta elaborará un plan de tratamiento personalizado. La naturaleza de este plan dependerá por completo de sus necesidades individuales. Se le puede dar un equipo especializado para usar como un bastón, máquina de TENS, banda de soporte o muletas. Su fisioterapeuta puede introducir también otros aparatos de ejercicios en las sesiones como pelotas de ejercicio o máquinas de estiramiento.

 

Sus sesiones de fisioterapia no serán solo usadas en mejorar sus síntomas, sino también para enseñarle ejercicios diarios simples que usted puede hacer en su tiempo libre.

 

Se acordarán sesiones de seguimiento, si bien la cantidad de tiempo que va a pasar en fisioterapia es totalmente dependiente de la naturaleza de su condición y de su respuesta general al tratamiento.

 

¿Cuales son los beneficios?

 

La fisioterapia puede ser una alternativa adecuada a la cirugía en muchos casos. Un estudio publicado por Annals Of Internal Medicine muestra que la fisioterapia funciona tan bien como la cirugía para el tratamiento de la estenosis espinal lumbar, sin embargo ofrece menos riesgos y complicaciones, siendo un tratamiento preferible para esta condición.

 

Un análisis publicado en el Journal of the American Academy of Orthopaedic Surgeons recomienda que los pacientes con dolor de espalda baja deberían considerar la fisioterapia como primera opción antes de métodos de tratamiento más invasivos.

 

La fisioterapia ofrece algo más que un tratamiento. Proporciona una enseñanza que puede beneficiar a más de un paciente. Un estudio publicado en el Journal of Sports Medicine demostró que los pacientes sometidos a fisioterapia que recibieron el tratamiento y el asesoramiento personalizado tenían unas 1,8 veces más posibilidades de mejora en el dolor de espalda en un 50% o más del grupo que era sometido solo a tratamiento.

 

La fisioterapia también ha demostrado ser tan eficaz como las inyecciones de esteroides en algunos casos de dolor de hombro. Un estudio reciente de la Leeds University dividió a 232 pacientes con dolor de hombro severo en dos grupos. Ambos grupos recibieron fisioterapia, mientras un grupo también recibió inyecciones de corticosteroides subacromial. A pesar de que el grupo que recibió inyecciones se mejoró más en las semanas uno y seis, en la semana 12 ambos grupos habían hecho igual progreso.

 

La fisioterapia puede utilizarse junto con otras técnicas de manejo del dolor y puede aumentar drásticamente la velocidad de recuperación y los niveles de dolor.

 

Si desea saber más acerca de cómo la fisioterapia puede beneficiarlo, llámenos ahora.